Cómo aprovechar las hojas de otoño en el jardín

Algo parece bastante mal organizado cuando las hojas caen de los árboles en su ciclo natural, sólo para terminar embutidas en bolsas de plástico y tiradas en el vertedero.

Las bolsas de hojas de papel biodegradables son una solución parcial. Pero, ¿no es mejor y más sencillo aprovechar esas hojas en lugar de tratarlas como basura?

Debido a que las hojas se descomponen y contienen un alto contenido de carbono, son estupendo mantillo, compost e incluso fertilizante para el césped.

Ahora, la clave para usar las hojas en tu jardín es triturarlas primero. Esto lo puedes hacer con una cortadora de césped o una trituradora de hojas al vacío.

Si no las trituras, no se descompondrán por completo durante el invierno, y tendrás que rastrillarlas en la primavera. Y tampoco es bueno que el césped se cubra con una alfombra de hojas enteras.

Prepara compostaje

Las hojas de otoño ‒en especial las que han sido trituradas por una cortadora de césped‒ son añadidos ideales para la pila de abono. Las hojas son una gran fuente de material “marrón”, con alto contenido de carbono, para el compost.

Sólo tienes que alternar capas de hojas trituradas con los materiales verdes que de ordinario agregas al compost, como restos de vegetales y frutas, malezas, recortes de pasto y plantas que sacas en la limpieza del jardín de otoño. Déjalo reposar durante todo el invierno.

Airea o voltea el montón de material orgánico cuando te acuerdes, y en el momento de plantar tendrás el abono listo.

Si eres fanático de la “jardinería de lasaña” (también conocida como compostaje de capas), las hojas de otoño son un verdadero regalo de la naturaleza.

Puedes construir tu jardín de lasaña en otoño con las hojas y otros materiales de compostaje. Lo dejas reposar durante el invierno y lo plantas en el nuevo lecho en primavera.

Las hojas de otoño son un verdadero regalo de la naturaleza para la pila de compost.

Haz un molde con hojas

El molde de hojas es un maravilloso material para enmendar los suelos. Está hecha de nada más que hojas de otoño con una capa ocasional de tierra de jardín o compost listo añadido.

La pila se mantiene durante más o menos un año. Cuando está terminada, tienes el enmendador de suelos perfecto para los bancales de flores y hortalizas, así como una fantástica adición a la tierra para macetas.

Prepara mantillo

Ya trituradas, las hojas se pueden utilizar como mantillo orgánico en los parterres de flores y huertos, alrededor de los árboles y arbustos, y en contenedores.

Aplica una capa de 5 a 8 centímetros de hojas trituradas a los canteros, evitando que el mantillo haga contacto directo con los tallos y troncos de las plantas. El mantillo retiene la humedad del suelo, se mantiene fresco y limita la germinación de las semillas de maleza.

El mantillo no sólo ayuda a conservar la humedad del suelo, sino que hasta puede mantener a raya a la maleza.

Como ventaja adicional, las hojas añaden nutrientes al suelo a medida que se descomponen. Los gusanos y microorganismos del suelo también trabajan en ellas, lo que resulta en un suelo más ligero y esponjoso con el tiempo.

Acumula las hojas

Puedes pensar que una vez que la limpieza de las hojas ha terminado, no querrás volver a ver otra hoja nunca jamás. Pero cuando llegue la primavera, y estés ahí fuera desbrozando y podando de nuevo, estarás metiéndole todos esos “verdes” a la pila de abono.

Al mismo tiempo, los materiales de abono marrones pueden ser difíciles de conseguir en primavera y verano. Si previste eso y guardaste una o dos bolsas de basura en tu garaje en el invierno, no tendrás ningún problema para preparar un abono perfecto en primavera.

Es mucho más fácil vaciar una bolsa de hojas en la pila de abono que quedarse ahí rasgando papel de periódico en el intento de secar abono empapado.

Corta el césped y tritura las hojas

Pasarle la segadora de césped a la hojarasca es la solución más fácil, ya que no requiere ningún tipo de rastrillaje. En realidad no hay ninguna razón científica que te obligue a rastrillar y sacar del césped hasta la última hoja.

En realidad no tienes que recoger hasta la última hoja seca; basta con pasarles el cortacésped para triturarlas.

Si les pasas un cortacésped por encima, se descompondrán durante el invierno, proporcionando nutrientes y sombra al suelo. Esto resulta en menor cantidad de maleza en el césped para preocuparte el próximo año.

La cortadora de césped puede ayudar a triturar las hojas de otoño caídas.

Si lo haces una vez por semana hasta que las hojas hayan terminado de caer, no tendrás que rastrillar ni una sola hoja, y tu césped se verá mejor para la próxima primavera y verano.

Ten en cuenta que esto requiere un cortacésped que fabrique mantillo. Este aparato está diseñado para reciclar los recortes de hierba, y triturarlos en pequeños trozos, que se pueden dejar en el césped en lugar de recogerlos y embolsarlos.

El mismo diseño funciona con las hojas. La mayoría de las cortadoras de césped de hoy tienen capacidad de hacer mantillo, pero las máquinas más antiguas pueden convertir recortes en mantillo acoplando una cuchilla especial para este fin.

Deja un comentario