Cómo cultivar un césped a partir de semillas

Cómo cultivar un césped a partir de semillas

Cuando empiezas a cultivar césped desde cero, mucha gente se pregunta qué es mejor: poner césped o sembrar semillas.

La colocación de césped es rápida y produce hierba de alta calidad. Pero la siembra a partir de semillas es mucho más económica y ofrece un mayor surtido en variedades de césped.

Para saber qué tipos de césped son los mejores para tu zona, ponte en contacto con un servicio de jardinería cercano, o pregúntale a un experto en cualquier vivero local.

Gran parte de la labor de iniciar un césped a partir de semillas es la importante etapa de preparación. Pero igual de importante es regar la semilla y los brotes con regularidad, hasta que el nuevo césped esté bien establecido.

Limpia y revisa el pH el suelo

Desbroza el terreno quitando cualquier resto viejo de planta de césped y maleza. Puedes desarraigar las plantas no deseadas con una pala de hoja plana, asegurándote de llegar hasta las raíces.

Otro método es aplicar un herbicida no selectivo (como el Roundup que puedes comprar en amazon), y luego usar una cortadora de césped alquilada para retirar la hierba y las raíces muertas.

Toma una muestra de la tierra y hazle analizar el pH al suelo.

Si el test de pH del suelo revela que es demasiado ácido, puedes endulzarlo con cal de jardín.

La mayoría de los céspedes prefieren un pH de 6 a 7,5. Si la prueba revela que la tierra es demasiado ácida, puedes “endulzarla” (esto es, hacerla más alcalina) aplicando cal de jardín.

Prepara el terreno

Remueve el suelo compactado con una rastrilladora alquilada, o una rastrilladora giratoria. Esparce un fertilizante de inicio sobre la tierra suelta.

Este tipo de fertilizante tiene un alto contenido de fósforo, el nivel medio de la secuencia NPK que se muestra en un empaque de fertilizante. También esparce un enmendador de suelos sobre el terreno.

En las tiendas especializadas, a menudo se denominan Acondicionador de suelos. Pero si tienes un buen suministro de abono en casa, servirá tan bien como un acondicionador de suelos comercial.

Si tienes un buen surtido de compost guardado en tu jardín, también funciona como un acondicionador de suelos comprado en una tienda.

Utiliza la rastrilladora para mezclar el fertilizante de inicio y el acondicionador de suelos (o equivalente) en la tierra. Luego rastrilla el suelo para comenzar a nivelarlo, removiendo cualquier roca y residuo.

Para garantizar el drenaje adecuado del agua en superficie, asegúrate de que cualquier nivelación que hagas permita que el agua fluya lejos de tu vivienda.

Por último, utiliza un rodillo para césped alquilado (con el tambor lleno de agua) para terminar de nivelar, y dale un riego ligero al suelo.

Distribuye la semilla

Sigue la dosis de siembra recomendada (como se indica en el paquete de semillas de césped), para aplicar la semilla con un esparcidor. Esparce 1/4 de la semilla en toda la superficie del césped; luego, repite tres veces más, cada vez usando 1/4 del volumen.

Sin embargo, en cada una de las cuatro aplicaciones, empuja el esparcidor en una dirección diferente para asegurar una cobertura uniforme en la carga de semillas.

A continuación, rastrilla la tierra en forma leve para cubrir la semilla con una capa fina de tierra (si lo recomienda el fabricante de las semillas). Luego vacía el agua del tambor del rodillo y hazlo rodar por la superficie del césped.

Consejos para regar el césped

Humedece la tierra con cuidado, usando el rociador fino de manguera. Ten cuidado de no regar en exceso, y provocar una inundación.

Repite el riego varias veces al día (dependiendo del clima) para mantener el suelo húmedo de manera uniforme. No dejes que la tierra se seque (las semillas germinarán y comenzarán a brotar en un lapso de entre 7 y 14 días).

No dejes que personas o animales pisen las áreas recién sembradas, o luego mostrarán peladuras.

No camines o permitas que los animales domésticos se acerquen a las áreas sembradas durante esta fase inicial de crecimiento. El suelo es muy inestable y cualquier perturbación resultará en zonas peladas.

Corta y cuida el nuevo césped

Continúa regando hasta tres veces al día para mantener la tierra húmeda (no es necesario que quede empapada) hasta que los nuevos brotes de hierba estén listos para el primer corte: unos 4 centímetros de altura, o la altura recomendada en el paquete de semillas.

Corta el césped a no menos de 7 centímetros de altura (no más de 1/3 de la longitud total de la brizna de césped). Asegúrate de que el césped recibe suficiente agua hasta que haya crecido lo bastante como para necesitar tres cortes.

A partir de ese momento, riega el césped con el horario normal de la zona, el clima del momento y el tipo de hierba. También es una buena idea empezar desde ya a arrancar las malezas a medida que nacen para evitar que se extiendan.

Deja un comentario