¿Cómo elimino el agua estancada de mi jardín?

En este artículo te voy a explicar los problemas que acarreta tener agua estancada en el jardín, y las posibles soluciones.

Los charcos son un caldo de cultivo para los mosquitos, y las áreas empantanadas en el césped hacen que perros y personas sean más propensos a meter barro en la casa.

El césped no crece de forma adecuada en las áreas encharcadas, lo que hace que la zona sea vulnerable al crecimiento de musgo. Y es bueno saberlo: el exceso de humedad puede causar hasta problemas con los cimientos de tu casa.

El agua estancada en general tiene dos orígenes comunes: suelos con drenaje insuficiente y depresiones en la superficie del jardín.

Suelos con mal drenaje

La mayor parte del drenaje de agua en el césped suele producirse a través de la propiar tierra, por este motivo, el tipo de suelo afecta bastante.

Los suelos limosos y arenosos drenan mejor que los que son abundantes en arcilla.

La arcilla atrapa el agua, mientras que el limo y en especial la arena son conocidos por sus cualidades de agente tamizador.

Si tienes un suelo arcilloso, la solución es mejorarlo con materia orgánica. Esto romperá esas barreras arcillosas problemáticas en el perfil de la tierra. Lo más común es que utilices abono, pero también hay otras maneras de arreglar el suelo en las zonas de jardín.

Por ejemplo, los mantillos orgánicos ‒como la corteza o las virutas de madera‒ se descomponen con el tiempo. Durante este proceso, mejoran el drenaje del suelo debajo de ellos.

Las áreas de césped son un tema complicado: cuando el césped se interpone en el camino, es difícil tener acceso a ese suelo arcilloso que tanto necesitas drenar.

En casos extremos, es posible que tengas que retirar el césped existente y comenzar de nuevo.

Los suelos arcillosos tienden a crear más problemas por estancamiento de agua en el césped.

Paja y compactación

La arcilla no es lo único que impide que el agua se filtre hacia abajo y forme charcos en la superficie.

La paja del césped y el fenómeno de la compactación también son enemigos de un buen drenaje porque forman barreras que atrapan el agua.

Dependiendo de cuán grave sea el problema de la paja del césped, hay dos soluciones:

  • Remover la paja (para casos leves): se puede hacer pasando un rastrillo o un removedor eléctrico.
  • Aireación a fondo (para casos graves): se puede tratar el césped con un aireador manual o eléctrico.

Los suelos compactados se producen con mayor frecuencia como resultado del tráfico peatonal frecuente. La aireación a fondo puede resolver el problema, pero una solución más permanente puede ser construir una pasarela que conduzca el tráfico pesado.

Depresiones en el suelo

Los drenajes de piedras ayudan a canalizar el agua estancada en las superficies de césped.

Hay una buena posibilidad de que tengas ‒o vayas a tener‒ agua estancada en tu jardín si tu propiedad se encuentra al pie de una colina, y es una zona de lluvia abundante.

Pero también puede suceder que tengas depresiones en áreas particulares del terreno, aunque no vivas al pie de una colina. Basta con que haya una inclinación de la superficie.

Si una depresión del terreno está causando que el agua se acumule cerca de tu casa, lo primero que debes hacer es corregir la nivelación alrededor de los cimientos de la casa.

Esta zona es más importante que el agua que se acumula en otras partes del jardín.

Hay dos maneras comunes de canalizar el agua fuera de una depresión o de cualquier área donde el agua tiende a acumularse. Por ejemplo, el drenaje de piedras es una zanja llena de grava que baja en pendiente hacia un punto de salida adecuado.

La mayoría de estos drenajes consisten en un tubo plástico perforado o una teja para desagüe, que permite extraer el exceso de agua con rapidez. Un punto de salida para el agua puede ser un desagüe pluvial, o un pozo seco instalado en la propiedad.

Un arroyo seco es un sendero de grava y roca diseñado para que parezca un lecho de río seco natural. Esta modalidad tiende a ser más estética que un drenaje de piedras, pero lo típico es que no contenga una tubería de desagüe.

Como el drenaje de piedras, un arroyo seco puede vaciar el agua que escurre en un desagüe pluvial o en un pozo seco.

Agua de escorrentía

Es importante que te asegures de que el escurrimiento desviado por un arroyo seco o un drenaje de piedras no termine en la propiedad de un vecino. Según la normativa de tu zona, la cosa puede acabar incluso en los tribunales.

Si las alcantarillas pluviales corren a lo largo de tu calle, puedes sentirte tentado de canalizar el escurrimiento en la misma dirección. Pero hacerlo en países como Estados Unidos, por ejemplo, te puede acarrear problemas con las autoridades, donde hay que obtener el permiso del Departamento de Obras Públicas.

A menos que vivas en un área rural donde no hay aceras, incluso dirigir el escurrimiento hacia la calle es problemático. De nuevo, canalizar el escurrimiento hacia una acera puede meterte en problemas con las autoridades.

Mi consejo es que consultes con el ayuntamiento de tu zona, antes de tomar una decisión con la salida del agua.

La acera puede volverse resbalosa para los transeúntes durante el invierno si el agua se congela. Y en verano puede hacer que la acera se vuelva escurridiza debido a la formación de algas.

Pozos secos

Por lo general, la mejor manera de rematar un drenaje de piedras o un arroyo seco es con un pozo seco. Este dispositivo no consiste en otra cosa que un agujero grande y profundo lleno de rocas.

El agua se acumula en el pozo y drena poco a poco en el suelo circundante. Muchos pozos secos consisten en recipientes de plástico perforados que contienen las rocas y ayudan a mantener fuera la tierra (que obstruye la roca y reduce su capacidad de drenar).

Cuando diseñes un pozo seco, es mejor pecar por exceso que quedarte corto.

Así que inclínate por versiones más grandes en lugar de las más pequeñas, aunque siempre puedes volver a cavar un pozo de rocas más tarde si te resulta demasiado pequeño.

Un mayor volumen de escorrentía requiere un pozo de roca más grande, pero el volumen es impredecible porque nunca se sabe cuánta lluvia recibirás en un año determinado.

Un tamaño promedio para el pozo seco sería alrededor de un metro de ancho, y de profundidad.

Deja un comentario