Cómo erradicar el musgo en el césped: la búsqueda de la causa raíz

Muchos dueños de jardínes que están empeñados en eliminar el musgo en el césped no se dan cuenta de que la presencia de estas plantas indeseadas son un síntoma de que las condiciones del jardín no son las adecuadas.

Así que esta hierba no es la causa de sus problemas, sino que son una consecuencia. Las causas potenciales detrás del problema son:

  • El bajo pH del suelo
  • La falta de nutrientes necesarios en el suelo
  • Drenaje deficiente
  • Sombra excesiva

En consecuencia, debes entender que la dificil tarea de librarte del musgo (de forma permanente) apenas comienza cuando quitas ese parche de musgo que afea el césped.

Vas a tener que ir más allá: investiga un poco para determinar por qué el musgo tiende a crecer en esa zona en particular, a pesar de tus intentos de cultivar césped allí.

Si no logras descubrir cuál es la causa del problema, la consecuencia es simple: un nuevo parche de musgo reemplazará al anterior.

Considera usar un herbicida

Así pues, ¿cómo te deshaces de ese musgo que estropea el césped? Bueno, ya que el musgo tiene raíces superficiales, puedes arrancarlo y ya.

Si necesitas aplicar un herbicida, ten en cuenta que hay opciones tanto químicas como orgánicas.

Entre estas últimas, a veces se utiliza bicarbonato de sodio, así como jabón (tanto el jabón suave como el que usas para lavar los platos).

En este sentido, hay quienes recomiendan llenar un rociador de jardín con 7 litros de agua tibia, y mezclarlo con una caja de bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio y el jabón lavaplatos funcionan como herbicidas contra el musgo y son menos agresivos contra el medio ambiente.

Otros mezclan el jabón lavaplatos y el agua en un rociador de jardín (40 a 80 gramos por cada 4 litros de agua).

Pero, de nuevo, tales esfuerzos son sólo un primer paso. Para un resultado duradero, es fundamental que emprendas una investigación sobre la causa o causas del problema.

Busca el problema en la tierra

Una buena forma de comenzar tu investigación es enviar una muestra de del suelo a su extensión cooperativa local para que le hagan el test correspondiente.

Diles que estás tratando de eliminar el musgo en el césped. Indícales que necesitas averiguar cuál es el pH de tu suelo y si éste contiene o no los nutrientes necesarios para el crecimiento de un pasto saludable.

Es una buena idea testear la tierra de tu jardín para comprobar el pH del suelo.

De esta manera puedes matar dos pájaros de un tiro: la raíz del problema puede ser uno de estos factores (o ambos) relacionados con el suelo.

Como señala C. L. Fornari en su libro Coffee for Roses (disponible en amazon), la presencia de musgo en el césped, por sí misma, no tiene por qué ser un indicador de que el pH del suelo es demasiado ácido.

No es que un suelo más alcalino mate al musgo, sino más bien que tu césped podría necesitar una tierra más alcalina para competir de manera eficaz contra los invasores. Si este es el caso, tendrás que aplicar cal de jardín para endulzar la tierra.

Si el suelo carece de los nutrientes necesarios para que el césped esté sano, tendrás que reparar el suelo y luego fertilizar el césped de forma regular (usando compost si prefieres mantenerte “orgánico”).

Si el suelo de tu césped no drena muy bien y retiene un exceso de humedad, esta situación también puede ser propicia a la formación de musgo.

¿Qué indicador sirve para averiguar que tienes un problema de drenaje?

Un tipo de suelo con un alto contenido de arcilla muestra una bandera roja. El agua tiende a filtrarse con lentitud a través de los suelos demasiado arcillosos, y esto puede llevar a la formación de charcos.

Por fortuna, hay una prueba muy simple que puedes hacer para determinar qué tipo de suelo tienes.

Por supuesto, si recuerdas haber visto agua estancada en algún lugar de tu césped después de una lluvia de primavera, esa es toda la evidencia que necesitas. En conclusión: en esa zona tienes un problema de drenaje.

Si la arcilla es la fuente de tu problema, modifica el suelo (por ejemplo, con humus) para hacerlo más drenable. El drenaje deficiente puede deberse a cualquiera de varios factores (el contenido de arcilla en el suelo es sólo uno de ellos).

Por ejemplo, si el césped recibe mucho tránsito de peatones (como cuando los niños juegan en él con frecuencia), tu problema puede ser de suelo compactado, para lo cual la solución recomendada es la aireación de la tierra.

El momento en que se debe airear depende, en parte, del tipo de césped que cultives. Airea los tipos de césped de estación fría a principios de otoño y los de estación cálida desde mediados de primavera hasta principios de verano.

Si tu césped es propio de estación cálida o fría determinará cuándo es recomendable que airees el suelo.

Algunos propietarios con el propósito de deshacerse del musgo en el césped, en realidad requieren poner el foco en eliminar la paja (dethatching). Una gruesa capa de paja evita que el agua penetre en el suelo de la forma adecuada.

Pero en algunos casos, el drenaje deficiente tendrá que ser resuelto desviando el exceso de agua. A menudo se instalan desagües de piedras para este fin.

Revisa el exceso de sombra

Para finalizar, eliminar el musgo en un área de césped puede ser apenas una cuestión de abordar el problema de sombra excesiva.

Por lo menos este problema es intuitivo: incluso los novatos en jardinería entienden el concepto de “sombra”.

Hay dos alternativas para abordar el problema:

  • Abrir el área para que reciba más luz solar eliminando árboles (o al menos hacer podar algunas de las ramas más grandes).
  • Cultivar un tipo de césped que sea tolerante a la sombra.

El musgo es oportunista. A veces rellenará las áreas de césped desnudas porque la variedad de jardín que has elegido no se adapta a las condiciones de sombra.

La solución a tu problema podría ser tan simple como cambiar la variedad de la hierba. El césped de la clase festuca alta es una especie más bien tolerante a la sombra.

De hecho, como en la lucha contra otros tipos de maleza en el césped, a menudo la mejor defensa es un buen ataque. El césped que esté sano desplazará a las malas hierbas.

En lugar de preguntar “¿cómo me deshago del musgo?”, en definitiva es mejor plantearte: “¿Cómo puedo hacer que mi césped se ponga más verde (saludable)?”.

Deja un comentario