¿Por qué es necesario rastrillar las hojas del césped?

“¿Por qué es necesario rastrillar las hojas del césped?” es una pregunta que mucha gente se hace al llegar el otoño. Algunas hojas, como las del arce rojo (Acer rubrum), se ven incluso bonitas esparcidas por el césped, ¿o no?

Además son naturales (y se supone que eso es algo bueno, ¿no?). Pero ahí ves a tus vecinos, que están allá fuera rastrillando con ahínco las hojas en otoño.

Puede pasar que otros vecinos no las rastrillen, pero usen sopladores para limpiar hasta la última hoja. Al ver toda esta actividad, te preguntas si ellos saben algo que tú no sabes, o si sólo actúan como fans de la limpieza.

Las hojas caídas que no recoges forman una capa que causa numerosos problemas para el césped.

Es una cuestión de salud del césped, no sólo de orden

Hay una razón de peso detrás del rastrillado de las hojas, que tiene que ver con la salud del césped. No se trata sólo de darle al jardín un aspecto limpio y ordenado.

Es probable que hayas escuchado advertencias acerca de dejar que hojas se queden sobre el césped. Cosas como como éstas:

  • Que el césped también tiene que respirar.
  • El césped se asfixiará si se le deja encima una capa contundente de hojas de otoño sin triturar durante el invierno.
  • Que esta capa de hojas secas puede propiciar las plagas y enfermedades, y causar serios problemas para el césped, como el moho de la nieve y la mancha marrón.
  • Que una cubierta de hojas como esta forma una barrera que impide el paso del agua, los nutrientes y un flujo de aire saludable, de manera que no llegan al sistema de raíces del césped.
  • Que si las hojas están enmarañadas, pueden incluso impedir que surjan nuevas briznas de hierba la próxima primavera.

Todas estas afirmaciones son ciertas. Pero siguen siendo sólo una parte de los motivos por los que debes de rastrillar el césped.

Las hojas caen cuando comienza la temporada fría. La mayoría de las áreas de césped de este tipo se componen de uno o más jardines de esa clase.

Cuida la luz solar sobre el césped

Los tipos de césped de estación fría se llaman así porque son más activos en los períodos del año en que el clima es más bien fresco. El otoño es una de esas épocas.

Los jardines de estación fría se revitalizan en otoño, bendecidos con suficiente luz solar, nutrientes y agua. Además gozan de temperaturas que no son ni demasiado frías ni demasiado calientes.

Es ahora cuando deben aprovechar el momento para fortalecer sus sistemas de raíces. Pero una gruesa capa de hojas caídas va a obstaculizar el crecimiento de estos jardines.

¿Por qué? Porque las hojas privan al césped de uno de los elementos clave que acabo de mencionar: la luz solar.

Si no se rastrilla a tiempo, una capa uniforme y dispersa de hojas caídas arroja demasiada sombra sobre la hierba.

¿Hasta dónde debe llegar la limpieza de las hojas caídas?

Ahora bien, cuando se trata de la salud de tu césped, no es necesario rastrillar hasta la última hoja caída.

No hay que caer extremos, tampoco es necesario recoger hasta la última hoja de otoño.

Los dueños de los jardines que ves cazando hojas perdidas como si fueran fugitivos de la justicia lo hacen movidos por la obsesión de la apariencia. Se desviven por mostrar un césped donde sólo hay lugar para la perfección.

Si no le das importancia a eso (aunque quieras mantener tu césped saludable) entonces ten la seguridad de que unas pocas hojas sobrantes no pueden dañar tu jardín.

De hecho, si planeas el último corte de otoño al césped, la cuchilla de la segadora triturará las hojas que queden. Algunas personas abordan la tarea de eliminar las hojas haciendo funcionar un cortacésped con mantillo sobre el pasto en otoño.

Las hojas trituradas resultantes caen inofensivas entre las briznas del césped y les sirven de fertilizante. Como alternativa, también puedes usar una bolsa en tu cortacésped y vaciar el contenido en la pila de compost.

Ten en cuenta, por último, que no todas las hojas son iguales. Las que caen de algunos árboles son más pequeñas que las de otros.

Ten en cuenta el tamaño de las hojas

No tienes que preocuparte tanto por las hojas más pequeñas. Es menos probable que formen una barrera que perjudique tu césped.

Por el contrario, las hojas de los robles (Quercus), por ejemplo, son bastante grandes. Al caer, podrían formar con facilidad una capa que cubra tu césped y le impida recibir luz.

Para finalizar, dos ejemplos de árboles con hojas pequeñas son el Ginkgo biloba y la acacia de tres espinas (Gleditsia triacanthos).

Deja un comentario