Cuándo fertilizar el césped

Sobre todo cuando empiezas a cuidar tu jardín, saber cuándo fertilizar un césped es un gran desafío. Y seguir las instrucciones de un paquete de fertilizantes no siempre es tan fácil como parece.

El ciclo de crecimiento natural del césped determina momentos específicos para fertilizar.

Es tan simple como que si se aplica el fertilizante en el momento equivocado, puede debilitar o dañar la planta. Es justo lo contrario del efecto buscado.

Fertilización de primavera

Contrario a la creencia popular, no necesitas fertilizar el césped a la primera señal de buen tiempo en primavera.

Si pones en práctica un plan sólido de cuidado del césped, habrá suficientes reservas de carbohidratos en la hierba ‒del fertilizante de liberación lenta que aplicaste en el otoño anterior‒ como para durar hasta la mayor parte de la primavera.

Las reservas de carbohidratos en las raíces comienzan a disminuir a fines de la primavera. Es cuando debes aplicar por primera vez el fertilizante para la temporada de crecimiento que se avecina.

Al césped hay que fertilizarlo a fines de la primavera, que es cuando las plantas están agotando sus reservas de carbohidratos.

Si buscas un consejo más específico, fertiliza el césped cuando el suelo alcance una temperatura de unos 13ºC. Es justo en el momento en que las plantas empiezan a florecer y el césped muestra signos de crecimiento.

Esto tiene lugar por lo general a mediados de abril en la mayor parte de los países de clima templado.

Fertilización de verano

Un área de césped usará su alimentación de la primavera tardía para restaurar sus reservas de carbohidratos. Es lo que le permitirá superar los altibajos del verano.

La sequía, el calor, la siega frecuente y otros tipos de trauma pueden dañar el pasto. Por lo tanto, a finales del verano, el césped estará listo para otra aplicación de fertilizante.

La aplicación a finales del verano se considera una “alimentación puente” para que el césped pase el otoño.

Fertilización de otoño

A finales del otoño, es hora de empezar a pensar en la próxima temporada. Una aplicación sustancial de fertilizantes de última hora ayudará a mantener un poco la tonalidad verde en el invierno y a propiciar un rápido reverdecimiento en la primavera.

Aplicar una dosis consistente de fertilizantes en otoño asegura que el pasto reverdezca bien en la siguiente primavera

Sin embargo, mantén tus expectativas bajo control: el objetivo de esta fertilización de fines de otoño es nutrir el césped para su hibernación en los meses fríos. No es para ponerlo verde y bonito durante el invierno.

Aunque no es un fertilizante, la cal de jardín se aplica a menudo por temporadas para ajustar los niveles de pH en el suelo. Una prueba de suelo es la mejor manera de saber si tu césped necesita cal y en qué cantidad.

En realidad no hay un momento específico que se considere el mejor para aplicar la cal. Pero lo más común es que se haga en otoño, antes de que el suelo se congele.

El otoño es también el mejor momento para airear el césped. Aplicar la cal después de airear ayuda a que el tratamiento penetre en el suelo.

Obtén asesoramiento local

Los ciclos de crecimiento del césped varían de un clima a otro, así como el comportamiento de los diferentes tipos de hierba. Si vas a seguir las recomendaciones del paquete de fertilizante, debes saber que sólo se trata de consejos genéricos.

Los empaques de fertilizantes sólo te ofrecen consejos genéricos. Lo mejor es recurrir a los expertos

Una mejor fuente de información sobre el cuidado del césped es un servicio de extensión local. La mayoría de las universidades tienen una extensión que ofrece consejos gratuitos en línea o por vía telefónica.

Allí hay expertos que entienden cómo cuidar las plantas en el clima donde vives y están en capacidad de asesorarte. Esto es algo que un productor nacional de fertilizantes, en definitiva, no puede hacer.

Deja un comentario